El DCV da a conocer informe participación en juntas de accionistas 2020

Imprimir

kbcr enero not01
Sin duda este año 2020 marcará un punto de inflexión
en los formatos y dinámica en la realización
de estos eventos corporativos.

Durante el primer cuatrimestre del presente año, las sociedades anónimas locales, a pesar de las difíciles circunstancias, lograron desarrollar sus juntas ordinarias de accionistas, evento anual, en el que el directorio da cuenta a los inversionistas del funcionamiento actual y los planes futuros de éstas. Además, se aprueban los estados financieros y, en algunos casos, se renueva la mesa directiva, el auditor externo, la clasificadora de riesgos y se aprueban los pagos de dividendos. Por los pagos realizados por DCV Registros (DCVR), empresa filial del Depósito Central de Valores (DCV) en los meses marzo, abril y mayo, este sólo evento inyecta a la economía un monto cercano a los $2,7 billones, es decir unos US$3.500 millones, pagos que no habrían sido posibles sin la realización de las juntas.

El siguiente informe analiza la participación de los accionistas en estas juntas. Para eso, se tomó una muestra de las empresas que componen el índice SP IPSA y cuyos registros de accionistas son administrados por DCV Registros (DCVR). En total, de las 30 sociedades SP IPSA, 22 llevan sus registros de accionistas con DCVR, es decir, 73,3%. Y de las 22 sociedades administradas por DCVR, 15 realizaron sus juntas de accionistas con esta entidad en forma remota o presencial.

Respecto al número de accionistas de las empresas analizadas (15 empresas SP IPSA), existe una diversidad importante en la muestra: desde firmas con menos de 300 accionistas hasta algunas que superan los 22 mil. En promedio, el número total de accionistas es de 5.612 personas naturales o jurídicas (cifra que incluye a las corredoras de bolsa, los bancos custodios internacionales, entre otras instituciones que representan a otros inversionistas).

Sobre el quórum -número de acciones representadas en la junta de accionistas respecto del total emitidas por la empresa-, Claudio Garín, gerente de operaciones y servicios del Depósito Central de Valores (DCV), explica que, dada la estructura de propiedad de la mayoría de las sociedades anónimas abiertas locales, un número reducido de inversionistas concentra un porcentaje significativo de las acciones de una empresa. Es así como, en la mayoría de los casos, los quórum de asistencia superan el 80%. Durante el año 2020, el quórum promedio de asistencia, de las empresas de la muestra, fue de un 89,3%, porcentaje similar al registrado en el mismo período del año anterior.

Mientras que, en promedio, en las juntas ordinarias de 2020 de la muestra, participaron 19 asistentes (entre accionistas y apoderados o representantes de ellos). Estos asistentes representaron por poder en promedio a 2 accionistas por junta, lo que significa una tasa de participación promedio de un 1,3% del total de la base de accionistas de las sociedades.

Total de emisores y juntas remotas

Dada la contingencia producto de la expansión del coronavirus, declarado pandemia mundial por la OMS, y la publicación de la normativa N°435 de la Comisión para el Mercado Financiero, CMF, que reguló los mecanismos de participación y votación a distancia para juntas de accionistas, de tenedores de bonos y asambleas de aportantes de fondos; DCVR puso a disposición del mercado su servicios de juntas de accionistas en su modalidad tradicional, es decir presencial, e incorporó el nuevo servicio remoto con votación electrónica para junta de accionistas y aportantes. Este mecanismo permitió gestionar el proceso de votación de manera remota, a través de una plataforma que utiliza tecnología blockchain que proporciona seguridad, confianza y trazabilidad de la información.

Adicionalmente, DCVR creó un sistema de enrolamiento previo de los accionistas que asistirían a la junta, que consistió en estructurar la base de accionistas y hacer las verificaciones tendientes a garantizar la identidad de quienes asistirían a la junta.

De esta forma, durante abril de este año, DCVR realizó 124 juntas, de las cuales 52 se realizaron de forma totalmente remota con software provisto por el DCV y la Bolsa de Santiago.

gc02n2 esp

Respecto a las juntas de accionistas de las empresas SP IPSA, cuyos registros son administrados por DCVR, se realizaron cuatro de forma totalmente remotas: Grupo Security, Salfacorp, Sonda y CCU.

Claudio Garín comenta que, entre las ventajas que existen de realizar juntas remotas está que permite a los accionistas poder asistir y votar en varias juntas desde sus oficinas, sin la necesidad de trasladarse; la eventual participación a los accionistas distantes del lugar físico del evento; a los representantes de accionistas extranjeros participar a distancia y cubrir más de una junta a la vez, entre otros.

Mientras que, en cuanto a sus desventajas están: se pierde el contacto cara a cara (aun cuando existe una transmisión en línea del evento que realiza el emisor); dificulta la participación de ciertos segmentos de accionistas; se complejiza la participación en cuanto a derecho a voz y la dependencia de contar con una buena conexión a internet.

Sin duda este año 2020 marcará un punto de inflexión en los formatos y dinámica en la realización de estos eventos corporativos y es válido esperar que se combinen instancias con participación presencial, remota o mixta, ampliando el acceso a medida que la tecnología acompaña a los procesos operacionales”, comentó Garín.

Centro de Noticias